Go to Top

Una decisión valiente

Un viaje, sea donde sea, es siempre importante y positivo. Si al final no se consiguen los objetivos, siempre queda lo que hemos aprendido. Cuando se consigue aquello que, motivo el viaje, es un rotundo éxito.

Papa Francisco ha estado unos días en Tierra Santa, como Él mismo dice, en la tierra del príncipe de la paz, en Belén. Ignoro, si la propuesta de organizar una jornada de oración en el Vaticano, se le ocurrió al Papa en algún momento lucido de su estancia en Tierra Santa o la llevaba premeditada desde que subió al avión. En cualquier caso me parece una iniciativa brillante, inusual en un Jefe de Estado. Es claro que su Estado es católico y eso marca una diferencia. Añadamos que Francisco juega con ventaja pues su vocal asesor, es nada más y nada menos que el Espíritu Santo.

Me parece un reto inédito, juntar en una jornada de oración a un rabino, un islámico y un católico, todos ellos, de relevante responsabilidad. Dios quiera, que lo que nos se ha conseguido en cien años se logre ahora gracias a la intermediación del Santo Padre.

La diplomacia vaticana, siempre tan escrupulosa, insiste en que se trata de un encuentro meramente religioso: No será para hacer una intermediación o para buscar soluciones. No. Nos reuniremos solamente para rezar. Y luego, cada uno vuelve a su casa. Dijo el Papa.

Creo que la situación es tan relevante que no debería importarle al Papa ser el responsable de una intermediación de corte humanista y consecuencias cósmicas.

Invito a todos los seguidores de esta página a rezar intensamente por esta iniciativa sin precedentes para que el encuentro sea fructífero y haya paz en Tierra Santa.

Que Dios les bendiga a todos.