Go to Top

Un personaje extremadamente peligroso

“Los códigos culturales profundamente enraizados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales”. Estas radicales palabras fueron pronunciadas por la actual candidata demócrata Hillary Clinton, en el discurso que pronunció el viernes 24 de abril durante la sexta cumbre anual “Women in the World” (Mujeres en el Mundo) en el Lincoln Center de Manhattan.

La antigua secretaria de estado aprovechó la ocasión para darle un impulso a su carrera presidencial ante un auditorio feminista que la apoyaba y aplaudía sus declaraciones. “Nos movemos hacia adelante, cuando los gays y las mujeres transexuales son aceptadas como nuestras colegas y amigas, y no son despedidas de buenos puestos de trabajo debido a quien aman o por quienes son. Nos movemos hacia adelante cuando las mujeres que vinieron a esta país en busca de una vida mejor pueden obtener un pasaje hacia la ciudadanía”, fueron parte de sus declaraciones.

En concreto Hillary criticó a las creencias religiosas que condenan los “derechos reproductivos”, una frase que es un eufemismo utilizado para disfrazar el aborto provocado y defendió la financiación gubernamental de asociaciones como Planned Parenthood (Paternidad Planificada) que es el mayor “No hay nación en la tierra lo suficientemente potente como para llevar a cabo nuestro derrocamiento. Nuestra destrucciócentro abortista en Estados Unidos.

A sus declaraciones, el representante de la Liga Católica, Bill Donohue subraya que “nunca antes se había visto a un aspirante a la presidencia de Estados Unidos declarar de forma pública y notoria una guerra a la religión”

Algo que preocupa tanto o más que las extremistas palabras de la señora Clinton, es el voto de silencio que han hecho los medios de comunicación.  “El que calla otorga” dice el viejo refrán y este caso se comete el gravísimo error de otorgarle un voto de aprobación a un plan que viola la Primera Enmienda de la Constitución de EEUU, aprobada en 1791 que señala: “El Congreso no podrá hacer ninguna ley con respecto al establecimiento de la religión, ni prohibiendo la libre práctica de la misma; ni limitando la libertad de expresión, ni de prensa; ni el derecho a la asamblea pacífica de las personas, ni de solicitar al gobierno una compensación de agravios.”

Teniendo en el horizonte las futuras elecciones y viendo la decadencia moral y espiritual en que se encuentra el país, los cristianos debemos hacer un profundo examen de conciencia y preguntarnos con sinceridad, que parte de culpa tenemos en este proceso en el que nos dejamos arrastrar por el relativismo y la peligrosa hegemonía de la indiferencia que nos llevan al olvido de Dios y de nuestro compromiso cristiano de ser “sal y luz del mundo.”

Viene muy bien que recordemos estas sabias palabras del abogado Daniel Webster (1782-1852), quien fue Secretario de Estado durante la presidencia de William H.  Harrison. No hay nación en la tierra lo suficientemente potente como para llevar a cabo nuestro derrocamiento. Nuestra destrucción, si llegase, será desde otra parte. Desde la falta de atención de las personas a las inquietudes de su gobierno, de su descuido y neglicencia. Debo confesar que veo un peligro. Me temo que puedan colocar una confianza implícita en sus servidores públicos y fallar al no examinar su conducta; que de esta forma lleguen a ser los incautos del designio de los hombres y se coviertan en los instrumentos de su propia perdición.”

, , , ,

2 Responses to "Un personaje extremadamente peligroso"

  • Martin Medico Upolo
    - 4:43 pm

    Todos deberíamos ser libres de expresar nuestras opiniones.
    la única preocupación que debemos tener como prioridad, es ser ejemplares y orientar bien a los nuestros.
    Un fuerte abrazo a todos.
    Martin Medico Upolo.

  • Martin Medico Upolo
    - 4:50 pm

    Todos deberíamos ser libres de expresar de manera responsable, nuestras opiniones.
    la única preocupación que debemos tener como prioridad, es ser ejemplares y orientar bien a la sociedad.
    Un fuerte abrazo a todos.
    Martin Medico Upolo.