Go to Top

Sri Lanka, Papa Francisco irá entre los tamiles

Anunciada oficialmente la etapa al santuario mariano de Madhu, donde bendecirá a las víctimas de la guerra

Paolo Affatato
Roma

Durante el viaje a Sri Lanka programado entre el 13 y el 15 de enero de 2015 –con una etapa sucesiva en Filipinas– el papa Francisco visitará el santuario de la Vírgen de Madhu y se convertirá en el primer Papa de la historia en poner un pie en el territorio, de mayoría tamil. Bergoglio opta por interceder entre los cingaleses y los tamiles que durante veintiséis años (1983-2009) ha debastado la isla y ha dejado profundas heridas.

 

Mientras se espera la publicación del programa oficial del viaje, el cardenal Malcolm Ranjith, arzobispo de Colón y presidente de la conferencia episcopal de la isla, ha confirmado la visita de Francisco a Madhu –que se anuncia como el momento culminante y con un gran valor simbólico dentro de la visita en la ex  Ceilón–. El cardenal, líder católico cingalés, ha querido viajar a Madhu, el santuario más antiguo de la isla, para celebrar la Fiesta de la Asunción el 15 de agosto. Se le ha visto, en aquella ocasión, junto al obispo de la diócesis de Manar (donde se encuentra Madhu), el tamil Rayppu Joseph que, en nombre de numerosos sacerdotes y representantes laicos de la comunidad católica tamil, había pedido a la Santa Sede una visita del Papa en tierra tamil.

 

Desde el púlpito del Santuario, Ranjith ha hecho oficial la etapa del viaje papal tan esperada por la asamblea de los peregrinos. Francisco, ha dicho el cardenal, celebrará el 14 de enero una misa en el Santuario, donde encontrará y dará sus bendiciones a las familias tamiles víctimas de la guerra.

 

La visita de Francisco a Madhu, presentaba algunos problemas de carácter logístico: Madhu se encuentra a 260 kilómetros al norte de Colón y la brevedad de todo el viaje hacía que la visita a esta zona fuera complicada. Por otra parte, los tamiles constituyen el 12% de la nación y, unidos en cuatro de las 11 diócesis, no podían ser ignorados en un viaje que gira entorno al tema de la reconciliación.

 

El santuario de Madhu, fundado por los holandeses hace más de cuatrocientos años, es el símbolo de la reconciliación nacional. Durante los años de la guerra, fue salvado de los choques armados como ‘zona franca’ y fue un lugar donde cingaleses y tamiles, cristianos y creyentes de otras religiones, se encontraban sin  hostilidades. Es meta de incesantes peregrinajes y es el lugar que mejor se presta para lanzar un mensaje de armonía social, política y religiosa.

 

“La presencia del Papa en Madhu contribuirá a poner bajo los reflectores las actuales condiciones de vida de las víctimas de la guerra en Sri Lanka”, dice a Vatican Insider el padre tamíl S.J. Emmanuel, emigrado en Alemania, hoy líder del ‘Global Tamil Forum’. Los tamiles viven aún hoy en un régimen de “ocupación militar”, en un clima de intimidación, represión y abusos de los derechos humanos. Por no hablar del problemático reconocimiento de los crímenes de guerra perpetrados por el ejército durante la última fase del conflicto civil, que el gobierno de Colón se ostina en negar.

 

Explica Emmanuel: “La Iglesia en Sri Lanka abraza las dos partes de la población, cingaleses y tamiles. Pero, incluso si se ha reunido en una única Conferencia episcopal, está dividida por la percepción y la experiencia de la guerra. Esperemos que la visita del papa Francisco pueda representar un punto de inflexión para la Iglesia hacia un enfoque más valiente y profético”.

 

La tensión, también dentro de la Iglesia, permanece oculta y en ocasiones emerge con claridad: en los últimos días el obispo de Mannar, Rayappu Joseph, ha rechazado la convocación de la Comisión presidencial sobre personas desaparecidas. El grupo debería investigar el fenómeno que en los años del conflicto civil mutiló el liderazgo y a centenares de familias tamiles. Según el obispo, se trata de una operación solo de apariencia que “ha fracasado en el modo de afrontar la cuestión de la impunidad”, mientras la investigación de la Onu sobre el conflicto es obstaculada por el ejecutivo del presidente Rajapaksa, que invoca el principio de “no interferencia”.

 

Mientras tanto, ha sido publicado por la Iglesia srilankesa el logo de la visita del Papa. Recuerda una “cruz de Sri Lanka”, que destaca sobre el fondo de una mitra amarilla y blanca. A los lados, cuatro bandas coloridas que exprimen el carácter multiétnico y mutlirreligioso del país asiático. En el lado derecho está representado el misionero indú Joseph Vaz, fundador de la Iglesia de Sri Lanka, beatificado por Juan Pablo II  hace 20 años, durante su viaje a la isla en 1995. A pesar de que queda poco tiempo, la Iglesia local espera todavía que Vaz, objeto de una profunda devocación popular, pueda convertirse, justo en ocasión de la presencia de Francisco, en el primer santo (adoptivo) de Sri Lanka.

, , , , , ,