Go to Top

¿Se puede ser católico sin tener principios morales?

Teóricamente es imposible pero en la práctica, verdaderamente, existen “católicos” que no tienen idea de cómo discernir el bien del mal. Católicos sin principios morales.

De ahí que conozcamos a tantos que, por haber recibido los sacramentos, consideran que entran en la categoría de “católicos con principios morales».

De ahí que, por ejemplo, tantos voten por candidatos que apoyan el aborto y otros de los múltiples derivados de la Ideología de Género.

O es que, acaso, demuestra principios morales un presidente “católico”, como es el de Costa Rica, quien legisla por decreto a favor de la Ideología de Género y de la FIV haciendo caso omiso de los argumentos de la ciencia, de la razón y de la fe?

Es que, acaso, no nos damos cuenta que, por décadas, en lugar de formar católicos, hemos venido formando laicistas que solicitan sacramentos los que, además, provocan y provocarán aún mayor daño desde el ámbito de la política y otros puestos de autoridad?

Cómo ayudar al Señor a poner remedido a esta situación? Señalando firme y claramente el pecado pero diciendo, además, que no es posible salir del mismo sino es con ayuda de la gracia. Que, de persistir en el pecado, conozcan las consecuencias para la vida presente y la vida eterna.

Con algo tan simple y antiguo (tan “pasado de moda”, tan poco “actual”) pondríamos, de nuevo, a disposición de las almas el que, con ayuda de la gracia, aprendan a discernir el bien del mal para que así su voluntad se robustezca al verse liberada de aquello que la arrastra hacia el pecado.

Me doy cuenta que no digo novedad alguna, que la expreso de manera muy simple y que, en realidad, para lo incrédulos que hemos llegado a ser, a más de uno le parecerá ingenuo y hasta utópico retomar el tema del pecado pero, es que, acaso–desde la zarza ardiente- ha habido alguno que considerara ofender a Dios como algo “pasado de moda”?

Por milenios el método ha probado ser efectivo ya que, teniendo claro los conceptos, qué tan complicado podría ser explicar a un niño de seis años mediante el relato del pecado original acerca de que existen consecuencias para la desobediencia y la infidelidad? Acaso no les enseñamos que existen consecuencias cuando se infringe la Ley o cuando no se siguen las reglas en casa? Por qué, entonces, somos pusilánimes y blandengues cuando se trata de quebrantar la Ley de Dios?

Así es como, por décadas, hemos sido cobardes al límite de lo perverso (tal como si la salvación de las almas no estuviera en juego) al omitir hablar de la gravedad del pecado y de la eficacia de la gracia. Un pecado de omisión del que nos pedirán cuentas, sin lugar a dudas.

La reconstrucción de los principios morales en los católicos la tenemos delante de nuestros ojos:

Señalar claramente el pecado y hablar de la gracia.

Maricruz Tasies

, , , , ,