Go to Top

Que su carisma y paternidad sigan dando frutos.

(RV).- Que la Virgen Madre María a quien san Juan Pablo II consagró su vida y su pontificado ayude a vivir la solidaridad alimentada con la fraternidad cristiana, por  la oración y la docilidad a la Palabra de Dios, deseó el Papa a los miembros de la Fundación Juan Pablo II recibidos el mediodía de este sábado en la Sala Clementina.

Una cálida bienvenida y el agradecimiento del Papa por “la preciosa contribución” que ofrece la Fundación “para que la herencia espiritual de San Juan Pablo II siga fecundando el gran campo de la Iglesia”

En su discurso el Santo Padre resaltó las iniciativas de carácter educativo en favor de los jóvenes, por quienes el santo Pontífice nutría un gran amor y un especial cuidado pastoral, como también aquellas dirigidas al enriquecimiento de los sacerdotes y de los laicos, para que “puedan acompañar a las comunidades ante de los desafíos culturales y pastorales de nuestros días”.

El medio para este fin es “valerse del rico magisterio de doctrina social que san Juan Pablo II nos ha dejado”, que se demuestra “actual más que nunca”, señaló Francisco. Basta pensar en una de las palabras claves de su magisterio, que es la ‘solidaridad’.

Una palabra, dijo, “que alguno tal vez pensó que debía decaer, pero que hoy conserva toda su fuerza profética”.

De ahí la importancia que la “solidaridad” sea vivida ante todo en la misma “red” de Círculos de Amigos de la Fundación, alimentándola con “la fraternidad cristiana” animada por “la oración y la docilidad a la Palabra de Dios”.

Finalmente la bendición del Sucesor de Pedro a los miembros de la fundación y a su servicio, y el pedido especial de rezar por él.

(GM – RV)

, , , , ,