Go to Top

¿Podría el vaticano hacer algo más ante las adversidades que nos asolan?

Ningún Papa ha tenido la valentía de expresar tan claramente, como Francisco, las adversidades que se producen a diario en todas partes. Nos agrada percibir  la sensibilidad que manifiesta tener el Papa Francisco. Todos se hacen eco de sus denuncias. Su influencia en el mundo es cada vez más importante. Su éxito en las redes sociales se mide mor millones de seguidores. Siempre es positivo que un líder espiritual tome este tipo de iniciativas. Pero, ¿son suficientes?, ¿resuelven los problemas?, ¿se liberan las niñas secuestradas en Guinea?, ¿se redimen los corruptos?, ¿dejara la mafia de actuar por ser sus miembros, excomulgados? Pues No. Tengo la sensación que entre la voluntad del Santo Padre y los logrosconseguidos, falta un eslabón que es necesario analizar, diseñar e implantar.

Recientemente, Francisco ha intervenido en un conflicto en tierra santa que todos conocemos y que a pesar de los múltiples intentos diplomáticos por resolverlo, muy poco se ha avanzado. Sin embargo, yo diría, que en esta ocasión se ha estado muy cerca de conseguir un éxito. Me atrevería a decir que si el Papa abandonase sus funciones para dedicarse enteramente a este conflicto, antes de 20 días, lo lograría.

Nadie puede negar que entre nuestros obispos hay un potencial de talento superior a otros colectivos. Incluso el Vaticano posee un cuerpo diplomático muy sólido que podría ampliar sus competencias a estas situaciones límite que, por su misma circunstancia, precisan de una continuada dedicación. Este cuerpo debidamente empoderado por Francisco debería actuar en todas las situaciones que provocan alarma social. El Vaticano no debe confundir los asuntos políticos con los asuntos sociales. Estos últimos deberían ser de competencia ejecutiva por parte del Vaticano si realmente queremos defender el bien común.