Go to Top

Papa Francisco es como se ve en la televisión

Entrevista con Viganò, director del Centro Televisivo Vaticano

Monseñor Edoardo Viganò, director del Centro Televisivo Vaticano (CTV), desde el encuentro con Rennovación en el Espíritu hasta el viaje a Calabria, en la comunicación de Papa Francisco se registra un “salto cualitativo” hacia un contacto más directo con los fieles. ¿Es un mensaje más caluroso e inmediato el que el Papa dirige a la gente que, en donde sea, acude en multitud a escucharlo?

Un rasgo característico del estilo de comunicación de Papa Francisco es la cercanía. Una cercanía de espacios (cuántas veces no lo hemos visto bajarse del papamóvil para ir a saludar a un niño o a una anciana); una cercanía de los tiempos de la cotidianeidad (por ejemplo cuando desea a los fieles que coman rico). Además, una gestualidad incluyente y sin distancias (recordemos los saludos que se convierten en abrazos), un lenguaje simple y, sobre todo, un anuncio que sabe distinguir las prioridades de la experiencia de la fe.

Cada vez es más frecuente que el Papa abandone el texto preparado y se dirija, “improvisando” a las multitudes. ¿Es una forma para acercarse a la sensibilidad de los fieles?

Creo que, por lo menos, hay dos motivos: el primero se debe al hecho de que para Papa Francisco las personas que lo escuchan no son un público con determinadas características sociológicas (jóvenes o ancianos, niños o enfermos) al cual dirigir un discurso preparado que tenga en cuenta tales características. Las personas, para el Papa, son un grupo de amigos del Señor Jesús, son discípulos del maestro en quienes el Espíritu Santo trabaja incansable y creativamente. Es por ello que a veces sigue la huella del discurso, añadiendo y quitando: sigue lo que el Espíritu Santo mueve en su corazón. Además, es justamente en lo que añade oralmente a los textos escritos en donde se aprecia la fuerza de su pasión por el Reino de Dios.

El CTV cuenta el Pontificado en vivo. Técnicamente hablando, ¿cómo es la “personalidad mediática” de Papa Francisco?

Papa Francisco es tal como lo vemos. Citando los términos del sociólogo Joshua Meyrowitz, lo que sucede en la escena y tras bambalinas coinciden. Por lo que no hay ninguna estrategia, sino una disposición y un ofrecerse en la propia transparencia al Evangelio que se convierte en fuerza extraordinaria y valentía apostólica. En cuanto a las situaciones altamente codificadas (las audiencias de los miércoles o las celebraciones), para el CTV es muy sencillo producir una transmisión internacional en alta definición para las televisiones del mundo. Otras ocasiones exigen mayor atención, flexibilidad y consciencia para poner toda la tecnología al servicio de lo que está sucediendo sin ser un estorbo. Pensemos, por ejemplo, en la oración por la paz durante la que pusimos una cámara en el autobús con los presidentes, Bartolomeo y el Papa: no es una costumbre, sino la ocasión para capturar un momento verdaderamente especial.

Desde la cámara que lo encuadra de frente durante los Ángelus hasta las tomas dentro del autobús durante el encuentro de oración con Peres, Abbas y el Patriarca Bartolomeo… ¿Cómo está cambiando la imagen televisiva del Papa?

El estilo para “narrar” al Papa ha cambiado desde la despedida de Papa Benedicto XVI, el 28 de febrero de 2013, pues hubo que hacer una dirección compleja y un poco especial. Una tensión enorme, sobre todo por la responsabilidad de ser los únicos que podían ofrecer al mundo y a la historia un evento de tal alcance. Y la tensión desapareció cuando leímos en el “Huffington Post” el título: «Obra maestra mediática». Aldo Graso diría: «Permanecerá como unao de los momentos más conmovedores de nuestra televisión. El Papa del “logos” se despidió con una página de gran cine». También hay cambios en los aspectos técnicos y en el lenguaje (pues se recurre a un lenguaje más cinematográfico), que maduró justamente con la elección al trono de Pedro de Papa Francisco. La decisión de adoptar campos y contracampos, ángulos insólitos, panorámicas y semiobjetivas fue tomada en función de una reflexión inspirada no en una estilística de la narración televisiva, sino que se concentró en las potencialidades lingüísticas que hacen posibles los modernos equipos técnicos, tanto a nivel de la expresión como en el del contenido. En particular, al situar una cámara detrás del Pontífice, el CTV quiso construir una casa para el espectador, un punto de vista que no concediera solamente la inmersión de la mirada del espectador con la de la multitud, sino que revelara también lo que ve el Papa desde su posición.

¿Qué tipo de relación se instaura entre el Pontífice y los operadores vaticanos de la comunicación? ¿Cómo se relaciona Francisco con los instrumentos que lanzan su predicación al mundo?

Es un momento de mucha vivacidad y también en el que se trata de integrar la colaboración de diferentes instituciones. Recuerdo, por ejemplo, la colaboración entre el Pontificio Consejo para las Comunicaciones sociales y el CTV con la nueva “ThePopeApp”, o en el sitio news.va. Existe un equipo muy competente y profesional, como demuestra el reconocimiento que acaba de recibir el Sustituto de la Secretaría de Estado, monseñor Angelo Becciu, en el ámbito del Premio Biagio Agnes 2014. Becciu recibió el “Premio nuevas fronteras del periodismo” por el extraordinario trabajo desempeñado en relación con la presencia del Papa en las redes sociales. La cuenta de Twitter del Papa ha alcanzado la cifra de 15 millones de seguidores. «Es un signo claro –dijo Becciu– del deseo de la Iglesia de animar también los territorios de la red, de formar parte del gran debate en el nuevo ágora social. Con palabras perfumadas de Evangelio, Papa Francisco logra encender el ánimo de los fieles que llenan la Plaza San Pedro, pero también la enorme plaza digital».

¿Qué tipo de acción pastoral es la de Francisco, según el aspecto mediático?

Es simple y, al mismo tiempo, compleja. La acción pastoral tiene como objetivo volver a llenar de significado todo en Cristo. El Papa se convierte en cantor y narrador de la propia fe, de la fascinación y la belleza de encomendar el corazón al Evangelio de Dios, que es bálsamo para las heridas. Desde este punto de vista, creo que el nuevo género de las homilías de Santa Marta es uno de los rasgos más significativos. Un diálogo de corazón a corazón entre el pastor y el pueblo en el que se cosecha el fruto de la oración matutina, personal y dilatada, de Papa Francisco.

GIACOMO GALEAZZI
Ciudad DEL VATICANO

, , , , , , , , , ,