Go to Top

“No cansarnos nunca de pedir al Señor el don de la unidad”

El Santo Padre recibe al azobispo Welby y los primados de las provincias anglicanas y les recuerda que el ecumenismo no es nunca un empobrecimiento sino una riqueza.

El papa Francisco se ha reunido esta mañana con el arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia Anglicana, tras la oración de las vísperas que celebraron juntos este miércoles por la tarde en la iglesia de santos Andrés y Gregorio al Monte Celio en Roma, con motivo de la conmemoración del 50º aniversario del encuentro entre el beato Pablo VI y el arzobispo de Canterbury Michael Ramsey y de la institución del Centro Anglicano de Roma. Y hoy, el Santo Padre ha recibido en el Vaticano al arzobispo de Canterbury acompañado de los primados de las provincias anglicanas, reunidos en Roma con ocasión del dicho aniversario.

En su breve discurso, el Santo Padre ha mencionado los frutos de este aniversario y ha asegurado que al compartirlos “pensamos que proceden de un árbol que tiene sus raíces en un encuentro de hace 50 años”. Al pensar en este camino común, al Pontífice le han venido a la mente tres palabras: oración, testimonio, misión.

Sobre la oración ha pedido “no cansarnos nunca de pedir juntos e insistentemente al Señor el don de la unidad”. Respecto al testimonio ha recordado que estos 50 años de encuentro e intercambio, así como la reflexión y los textos comunes, “nos hablan de cristianos que, por fe y con fe, se han escuchado y han compartido tiempo y fuerzas”.

Asimismo ha asegurado que ha crecido “la convicción de que el ecumenismo no es nunca un empobrecimiento, sino una riqueza”. Ha madurado la certeza –ha asegurado– de lo que el Espíritu ha sembrado en el otro produce una recogida común. Por eso ha invitado a “hacer tesoro” de esta herencia y a sentirse “cada día llamados a donar al mundo, como pidió Jesús, el testimonio de amor y de unidad entre nosotros”.

Y finalmente la misión: “este es el tiempo en el que el Señor nos interpela de forma particular, a salir de nosotros mismos y de nuestros ambientes” para llevar “su amor misericordioso a un mundo sediento de paz”, ha subrayado el Papa.

Para concluir, el Santo Padre ha pedido ayudarse los unos a los otros “a poner en el centro las exigencias del Evangelio” y a “gastarnos concretamente en esta misión”.

Antes del encuentro, el Pontífice ha recibido Welby en privado en la Biblioteca Apostólica. La reunión ha iniciado en un ambiente muy relajado y divertido. Así se ve en un vídeo publicado en la cuenta de twitter del director de la oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Burke, las risas que a ambos le ha provocado un chiste que el arzobispo de Canterbury le ha contado al Papa. “¿Sabes cuál es la diferencia entre un liturgista y un terrorista? Que con el terrorista se puede dialogar”.

, , , ,