Go to Top

María, humanidad nueva

San Francisco (Córdoba) (AICA): El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, propuso contemplar el significado de la solemnidad de la Inmaculada Concepción, que llega en medio del tiempo litúrgico de adviento. El obispo expresó que María Inmaculada es “un signo luminoso de esperanza” para la Iglesia y advirtió que la belleza del amor de Dios manifestado en Jesucristo se muestra especialmente elocuente en la humanidad femenina de María.

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, propuso contemplar el significado de la solemnidad de la Inmaculada Concepción, que llega en medio del tiempo litúrgico de adviento.

Monseñor Buenanueva invitó a reconocer cómo el culto a la Madre del Señor atraviesa toda la historia del cristianismo. Al respecto, observó: “Es uno de los signos más fuertes del realismo de la Encarnación. Los hermanos de Jesús honran a María, la veneran y la invocan. Reconocen en su ‘sí’ a la palabra del ángel la culminación de toda la historia de fe del pueblo de Israel. Reconocen en el ‘sí’ de María, el modelo y el espacio abierto para dar el propio ‘sí’ al designio de Dios. De su mano aprenden a ser discípulos de Jesús”.

El obispo expresó que María Inmaculada es “un signo luminoso de esperanza” para la Iglesia que peregrina en la fe, en medio de las vicisitudes de la historia y del mundo actual, que catalogó como cargado de desesperación y de nihilismo.

“El profundo pesimismo antropológico que caracteriza la cultura dominante estalla en mil pedazos ante la figura de María. Llena de gracia, María es una de nuestra raza, el mejor fruto de nuestra tierra. Su fiat al designio de Dios nos reconcilia con nosotros mismos”, observó.

“De su mano –agregó- tenemos la posibilidad de comprender qué significa la libertad, hasta donde nos lleva la búsqueda de la verdad, y la confianza en Dios que nos pone siempre en camino para servir a nuestros hermanos”. Del mismo modo, explicó que Dios, lejos de apocar al hombre, busca plenificarlo, y advirtió que la belleza del amor de Dios manifestado en Jesucristo se muestra especialmente elocuente en la humanidad femenina de María.

“Este lunes 8 de diciembre, como cada año, miles de hombres y mujeres nos pondremos en camino para celebrar la vida nueva que nos ha traído, a manos llenas, Jesucristo. María Inmaculada es la expresión más bella y atractiva de esta humanidad renovada”, concluyó el obispo, que invitó a los fieles a participar de la celebración de esta fiesta litúrgica en el santuario mariano de Villa de la Concepción del Tío. +

Texto de reflexión

, , , , , ,