Go to Top

la ONU verificará el alto el fuego definitivo.

Lo anunciaron conjuntamente el gobierno y las FARC. La misión estará integrada por observadores de los países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños

El gobierno de Colombia y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron este martes que solicitarán a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) una comisión para que verifique el alto el fuego bilateral y definitivo.

En un comunicado conjunto, indicaron que una vez firmado un acuerdo definitivo de paz se establecerá un mecanismo tripartito de monitoreo y verificación, en el que participarán el gobierno y las FARC, y que estará encabezado y coordinado por una misión política de la ONU.

Además, la misión estará integrada por observadores de países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

“Hemos decidido solicitar al Consejo de Seguridad de la ONU la creación desde ya de esa misión política con observadores no armados por un período de 12 meses”, afirman en el texto. Este periodo de tiempo podrá extenderse a petición del gobierno y las FARC, añade la nota.

El anuncio puede entenderse como un paso de carácter administrativo hacia un acuerdo definitivo entre las partes, que sostienen conversaciones de paz en La Habana (Cuba) desde hace más de tres años.

En su reciente visita a la isla caribeña, el papa Francisco pidió que “la sangre vertida por miles de inocentes” en Colombia sostenga los esfuerzos para lograr una definitiva reconciliación en las conversaciones entre el gobierno de Colombia y las FARC. “No tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación”, aseguró.

Al término de la lectura del comunicado, el jefe del equipo negociador del gobierno, Humberto de la Calle manifestó que “lo de hoy no es solo el inicio de un trámite internacional, es una inequívoca muestra del deseo de finalizar la confrontación”.

Por su parte, el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez consideró que “lo anunciado constituye una fuerte señal y una feliz premonición de que el proceso de paz de Colombia se encamina hacia la terminación del más largo conflicto del continente”.

De ser así, se pondría fin a más de medio siglo de violencia en el país, que ha dejado unos 220 mil muertos, decenas de miles de desaparecidos y más de 7 millones de víctimas.

, , , ,