Go to Top

La insistente preocupación de San Juan Pablo II por los abusos del clero.

Francisco concluye la Oficina de Nueva Vaticano para abordar los abusos del clero
El colegio de siete personas se ocupará de los delitos más graves en la Iglesia.

CIUDAD DEL VATICANO – Francisco el miércoles completó la composición de un nuevo organismo vaticano encargado de tratar con el abuso sexual clerical, que marca un paso más en la prestación de los procedimientos adecuados para asegurar la justicia para todas las víctimas.
El cuerpo es una oficina específica dentro de la Congregación para la Doctrina de la Fe que se ocupará de delicta graviora (delitos graves). Estos son los delitos más graves en la Iglesia y sobre todo son delitos contra la moral: el abuso sexual de un menor por un clérigo y la adquisición, posesión o distribución de pornografía infantil por un clérigo.
La nueva oficina se establece como un colegio de siete personas, cuyos nombres fueron anunciados 21 de enero.
Obispo Charles Scicluna ha sido nombrado presidente de la universidad. Ahora, el obispo auxiliar de Malta, el obispo Scicluna sirvió desde 2002 hasta 2012 como promotor de justicia de la Congregación para la Doctrina de la Fe – es decir, como fiscal del Vaticano – manejo personalmente los sex-abusa de las crisis de 2002 y 2010 y la realización remitir la línea de tolerancia cero querido por San Juan Pablo II y Benedicto XVI para abordar la cuestión.
Los otros miembros del colegio son: el cardenal Zenon Grocholewski, prefecto de la Congregación para la Educación Católica; El cardenal Attilio Nicora, presidente emérito de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica; Cardenal Francesco Coccopalmerio, presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos; Obispo Juan Arrieta Ochoa de Chinchetru, secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos; El cardenal Giuseppe Versaldi, presidente de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede; y el arzobispo emérito José Mollaghan de Rosario, Argentina.
El colegio cuenta con dos miembros suplementarios: Cardenal Julián Herranz Casado, presidente emérito del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, y el obispo Giorgio Corbellini, presidente de la Oficina de Trabajo de la Sede Apostólica y de la Comisión Disciplinaria de la Curia Romana.
La nueva oficina se encarga de aliviar la carga de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el manejo de los recursos de casación en delitos graves.
Aparte de abuso sexual de menores de edad, los casos que la universidad examinará incluyen aquellos contra los sacramentos – incluyendo aquellos contra Eucaristía, como profanar una Hostia consagrada; contra la confesión, como la violación del sigilo; y en contra de las órdenes sagradas, como el intento de ordenación de una mujer.
Según Sacramentorum Sanctitatis Tutela , expedido de oficio (por decisión propia) por el Papa Juan Pablo II en 2001, la autoridad para investigar los casos de abuso fue trasladado de la Congregación para el Clero de la Congregación para la Doctrina de la Fe para que puedan ser tratados con una manera más oportuna. Una persona agraviada por una decisión administrativa de la Congregación para la Doctrina de la Fe podría pedir una revisión de la decisión de la sesión ordinaria de la Congregación.
Esta sesión ordinaria, llamada quarta feria , tiene lugar una vez al mes en un miércoles e incluye los 25 cardenales y obispos miembros de la Congregación.
La nueva oficina ayudará a la Congregación para la Doctrina de la Fe en este trabajo.
Según el padre Federico Lombardi, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, la congregación «tenido que examinar cuatro y cincuenta y seis apela al mes de sacerdotes que se considere que ha sido acusado injustamente.»
Es aún por decidir cómo el nuevo colegio organizará el trabajo o si el juicio de la universidad en cada caso será siempre aceptada por el período ordinario de sesiones, así como si la sesión ordinaria podrá revocar las sentencias de la universidad.
El trabajo dependerá obviamente de la cantidad de casos en espera de revisión, y reuniones mensuales será probablemente programada.
La descripción dice simplemente que el trabajo de la comisión será yuxtaponer la obra de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que mantendrá sus competencias.
Será probablemente la propia congregación que confía a la nueva oficina con un cierto número de apelaciones, que suelen ser examinadas durante la sesión ordinaria.
Todos estos detalles se discutirán en otros meses, probablemente con la emisión de regulaciones específicas que establecerán las funciones y el plan de este nuevo órgano.

por ANDREA GAGLIARDUCCI 23/01/2015

 

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *