Go to Top

La experiencia de una pareja brasileña en el Sínodo

Ketty Abaroa de Rezende y Pedro Jusseieu de Rezende son profesores de la Universidad Estatal de Campinas y colaboran con la pastoral familiar desde hace años

Roma, 08 de octubre de 2015

Entre las parejas que participan en el Sínodo sobre la familia como auditores, se encuentran los brasileños Ketty Abaroa de Rezende y Pedro Jusseieu de Rezende, ambos profesores de la Universidad Estatal de Campinas. Además de su compromiso académico, la pareja colabora con la pastoral familiar, acompañando a las familias a través de seminarios y conferencias. En una entrevista con Radio Vaticano, Ketty y Pedro han compartido lo que supone para ellos participar en el Sínodo y el reto de la comunicación en el matrimonio.

Para Ketty, “es una experiencia muy enriquecedora, y muestra la colegialidad de todo el episcopado, la universalidad de nuestra iglesia, y podemos estar muy seguros”. “Estamos en las manos del Papa, la doctrina no cambia, lo que cambia son las formas de comunicarse, de llegar a la gente, de llegar de una forma más eficaz, más fructífera”, ha añadido. “Lo que la gente escucha son las expresiones de todo el mundo, las formas en que las personas están llegando a las familias, dentro de las diferentes culturas. Así que es muy enriquecedor y pedimos también las oraciones de todos en Brasil, para que el Espíritu Santo esté realmente presente en los corazones y las mentes de todos nosotros”, ha señalado.

Pedro ha explicado que, para participar en la asamblea sinodal, “hemos recibido la invitación a través de la Nunciatura”. Sobre su tarea pastoral, ha indicado que: “Impartimos cursos, conferencias, acompañamos a las parejas. Es una experiencia acumulada de muchos años y vemos los frutos de la misma en todas partes donde hemos estado, en varias ciudades de Brasil y fuera de Brasil: Montreal, Moscú, Estocolmo”. “Y la experiencia, como dijo Ketty, es muy enriquecedora”, ha asegurado. Preguntado por los trabajos, ha destacado que “lo que se percibe es que la Iglesia es tan rica, no hay división, hay una concordancia de objetivos”. “A veces hay algunas diferencias de visión, pero todos ellas convergen para que la familia se fortalezca como resultado de las recomendaciones que este Sínodo dará al Santo Padre”, ha concluido.

, , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *