Go to Top

‘Ha llegado el momento de tener el valor de llegar a un acuerdo’

Francisco:
«Es hora de poner fin a esta situación». Lo ha pedido esta mañana con vehemencia Francisco en su primer discurso a su llegada a los territorios palestinos procedente de Jordania. El Papa, durante el encuentro que ha mantenido en Belén con las autoridades palestinas y con el presidente, Abu Mazen, ha pedido que se redoblen los esfuerzos y las iniciativas dirigidas a crear las condiciones de una paz estable, basada en la Justicia, en el reconocimiento de los derechos de cada uno y en la seguridad recíproca.

«Ha llegado para todos el momento de tener el valor de llegar a un verdadero acuerdo», ha sentenciado el Papa respecto al conflicto que desde hace décadas enfrenta a palestinos e israelíes. «El valor de una paz, basada en el reconocimiento por parte de todos del derecho de dos estados a existir y a disfrutar de paz y seguridad dentro unas fronteras internacionalmente reconocidas».

El Papa no es ningún iluso: sabe perfectamente que Oriente Medio vive desde hace décadas las «dramáticas consecuencias» de un conflicto que ha producido «muchas heridas difíciles de curar» y que cuando no desemboca en violencia pura y dura produce «inseguridad, derechos negados, aislamiento y éxodo interno de enteras comunidades, divisiones, carencias y sufrimientos de todo tipo».

Pero Francisco cree firmemente que la paz es posible. Y ha incluso dado algunas pistas de lo que israelíes y palestinos deberían de hacer para lograrla… Para empezar deberían de evitarse «por parte de todos iniciativas y actos que contradicen la declarada voluntad de alcanzar un acuerdo verdadero», así como no cansarse ninguna de las dos partes de «perseguir la paz con determinación y coherencia». «La paz traerá consigo numerosos beneficios para los pueblos de esta región y para el mundo entero», ha sentenciado Francisco. «Es necesario por tanto encaminarse con resolución hacia la paz, aunque sea renunciando cada uno a alguna cosa».

El Papa ha expresado su convicción de que una paz segura y una confianza mutua se convertirían en el cuadro estable para afrontar y resolver otros problemas.

A continuación el Papa se ha trasladado a la plaza que se encuentra ante la Basílica de la Natividad para oficiar una misa. Posteriormente comerá en un convento franciscano con varias familias de refugiados e indigentes palestinos.

Después del almuerzo, francisco tiene pensado realizar una visita privada a la gruta de la natividad, una cripta dentro de la Basílica de la Natividad donde se encuentra el lugar en el que la virgen Maria dio a luz a Jesús. Y después se reunirá con centenares de niños palestinos procedentes de campos de refugiados. Será su último acto en los territorios de palestina, ya que a continuación se trasladará en helicóptero a Tel Aviv, donde será recibido por las principales autoridades israelíes.

Abu Mazen pide implicación al Papa

Por su parte, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, pidió al papa Francisco que participe en la solución del conflicto con Israel y denunció los intentos por expulsar a los palestinos, cristianos y musulmanes, de Jerusalén.

En un discurso con motivo de la llegada del pontífice a la ciudad palestina de Belén, el mandatario reiteró el derecho de su pueblo a establecer su capital en Jerusalén Este y condenó la construcción de colonias judías en Cisjordania, en su opinión uno de los principales obstáculos para la paz.