Go to Top

El fuego del Espíritu de Amor que arde en el Corazón de Jesús

En el Altar de Jesús callejero y virtual, la cruz que remata su corazón arde en el fuego del Amor de Dios herido y victorioso.

«Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo!”, dice Jesús a sus discípulos. Como sucede con el fuego material, la llama física que quema, da luz y calor; lo mismo sucede con este fuego de Jesús que es el fuego espiritual del Amor de Dios: purifica, limpia, enciende, ilumina, reúne en la unidad y el calor de Amor a la familia de los hijos de Dios.

Por eso la imagen más linda del fuego material es la del fogón, del hogar familiar, luz y calor de la vida social. Esta es también la imagen de la familia de los hijos de Dios reunida en el fuego del Espíritu de amor que arde en el corazón de Jesús.

Pero así como en el hogar y el fogón familiar, también en la familia de los hijos de Dios hay personas que aceptan vivir en familia, en la comunidad de vida y amor y otras que rechazan el Espíritu de amor, para aislarse y morir en el espíritu de resentimiento, nutriendo el rencor, alimentando el odio. Podemos abrir el corazón para que el Espíritu de Amor que Jesús sopla en nosotros incendie el mundo, o podemos rechazarlo. Por eso dice Jesús a sus discípulos: “¿Piensan que vine a traer la paz? No, les digo que he venido a traer la división”.

Jesús te pido para todos y cada uno de la Audiencia y las Redes Sociales que abrimos de par en par el corazón al fuego de tu amor que nos cura del mal y nos llena con la luz y la fuerza de tu Espíritu de Amor santo.

, , , , , ,