El Papa le salió al encuentro para ir hacia la biblioteca en la que tuvieron la reunión privada y le dijo “Que gusto verlo”, a lo que Santos respondió: “el gusto es mio”. Acabada la audiencia privada de unos 20 minutos, claramente en español, entró la delegación compuesta por unas 10 personas, entre las cuales su hijo Martín; la ministra de Exteriores María Angela Olguín y la ministra consejera, Maria Lorena Gutierrez.

Estaban aún sentados cuando Francisco le dijo al presidente: “Usted es la persona por la más he rezado, mucho, mucho por el proceso de paz, y pido y pido por esto”. A lo que Santos respondió: “Por esto he venido aquí, para pedir su ayuda”.

El Santo Padre le regaló el medallón de unos 20 centímetros de diámetro y en sobre relieve, de San Martín de Tours, en el que se ve al santo vestido de centurión romano que divide su manto con un indigente. “Me gusta mucho -dijo el Papa- regalarlo a los gobernantes para que se acuerden de proteger a los pobres”. El mandatario le aseguró al Santo Padre que “en los últimos cuatro años Colombia es el país de toda Latinoamérica en donde más bajó la pobreza”.

El Papa le entregó también la exhortación apostólica Evangelii Gaudium.

Por su parte el presidente colombiano le ha regalado un servicio de loza blanco con fondo verde, hecho a mano en la localidad ‘Carmen de Viboral’, y añadió “así lo puede usar cuando se reúna con los ‘ocho cardenales’ y se podrá acordar de nosotros”.

También trajo un portabandera de escritorio y dos banderas, una con la paloma y otra la del país, y pidió se las bendiga.

Concluida la visita, Santos en una rueda informal con periodistas indicó que el Papa le dijo sobre el viaje a Colombia: “Se lo confirmo que voy, pero no sé la fecha. Si firmaran la paz sería determinante para acelerar los tiempos”. El actual presidente desde el 7 de agosto de 2010, aseguró que la conversación fue “franca y sincera” sobre Colombia, y sobre cómo obtener la paz.

También el Papa habló del diálogo y de “la importancia de la reconciliación”, así cómo ayudar a las víctimas del conflicto en sus derechos. Y que en materia de mediación la Iglesia está disponible, e incluso él personalmente.

Se habló, añadió el mandatario, también de la ecología y del medio ambiente en relación al futuro documento del Pontífice, y él le explicó del desastre ecológico que produce la plantación de la coca y de los estragos ambientales “que ha causado el conflicto armado”.

El Papa al concluir la audiencia pidió oraciones: “Rece para que me ilumine a mi y también a los colombianos para encontrar el camino de la reconciliación”.