Go to Top

Encuentro de oración en el Vaticano, Domingo de Pentecostés

«Todavía no hay ninguna fecha fija», explicó el Custodio de la Tierra Santa, Pizaballa, pero la hipótesis es que se lleve a cabo el domingo de Pentecostés

«Estamos trabajando. Todavía no hay una fecha fija, pero no será el 6 de junio. Es un viernes. Dentro de poco decidiremos la fecha y después discutiremos sobre el contenido». Es lo que declaró a la SIR ayer el padre Pierbattista Pizzaballa, Custodio de la Tierra Santa que, por voluntad de Papa Francisco, está organizando el encuentro de oración en el Vaticano, anunciado el domingo pasado al final de la misa papal en Belén. Por el momento, explican fuentes autorizadas de Jerusalén, la hipótesis más probable es que el encuentro se lleve a cabo el domingo 8 de junio, fiesta de Pentecostés.

Como se sabe, el momento de oración entre el Papa, el presidente palestino Mahmoud Abbas (Abu Mazen) y el presidente israelí Shimon Peres debe llevarse a cabo antes del inminente fin del mandato presidencial de este último. No será un encuentro para tratar de trazar nuevas “road maps”: Francisco quiere mantener el carácter exclusivamente religioso de la iniciativa.

«Será un encuentro de oración –dijo Bergoglio durante el vuelo de regreso desde Tel Aviv con los periodistas. No será para hacer una intermediación o para buscar soluciones. No. Nos reuniermos solamente para rezar. Y luego, cada uno vuelve a su casa. Pero yo creo que la oración es importante, y rezar juntos sin hacer discusiones de otro tipo; esto ayuda. Será un encuentro de oración: habrá un rabino, habrá un islámico y estaré yo. He pedido al Custodio de Tierra Santa que organice un poco las cosas prácticas». El encuentro, como confirmó el mismo Pontífice en otro pasaje de la entrevista, habría debido desarrollarse durante su viaje a Tierra Santa, pero hubo algunos problemas «logísticos» que lo impidieron.

Al anunciar sorpresivamente la invitación a los dos presidentes, Francisco dijo el domingo pasado en Belén: «En este lugar, en donde nació el príncipe de la paz, deseo dirigir una invitación a usted, Señor presidente Mahmoud Abbas, y al Señor presidente Shimon Peres, para elevar juntos una intensa oración, invocando de Dios el don de la paz. Ofrezco mi casa en el Vaticano para albergar este encuentro». «Todos deseamos la paz», añadido, y «especialmente los que se han puesto al servicio de los propios pueblos, tenemos el deber de convertirnos en instrumentos y en constructores de paz, antes que nada en la oración. Construir la paz es difícil, pero vivir sin la paz es un tormento». El Papa también había recordado que «todos los hombres y las mujeres de esta tierra y del mundo entero nos piden que llevemos ante Dios su ardiente aspiración a la paz».

Ayer, al recorrer las etapas de su peregrinaje por Tierra Santa, Francisco citó el encuentro de oración, y definió a los dos presidentes, de Israel y Palestina, como «hombres de paz y artífices de paz». El Papa también invitó a todos los fieles que estaban presentes en la audiencia general: «Les pido a ustedes que no nos dejen solos, recen mucho para que el Señor nos dé la paz en esa Tierra bendita. Cuento con sus oraciones, recen mucho para que venga la paz».

En el sitio web del “Time”, Christohper J.Hale escribió ayer: «La apertura que ha logrado Francisco ha sido particularmente notable, si se consideran los esfuerzos fallidos de los Estados Unidos, a principios de primavera, para acercar a las dos partes a la mesa y comenzar las negociaciones de paz. De cualquier manera, este podría ser el impulso que necesitaba el Secretario de Estado John Kerry para volver a poner en marcha este proceso de paz, que no ha avanzado en cuatro años».

ANDREA TORNIELLI
Ciudad del Vaticano