Go to Top

El Pontífice les repitió con fuerza : «Juventud de Asia, ¡Despierta!»

A pesar de la llovizna, la misa de clausura de la Jornada Asiática de la Juventud en el castillo de Haemi fue una auténtica fiesta. En su homilía en inglés, el Papa invitó a los jóvenes a “construir una Iglesia más santa, mas misionera y más humilde”, que alabe a Dios “cuidando y sirviendo a los pobres, los abandonados, los enfermos y los marginados”.

«Vosotros seréis capaces de discernir lo que es contrario a la fe»
Era un mensaje contracorriente para la juventud de Asia, donde la competencia por el éxito es cada vez más fuerte, pero los seis mil chicos y chicas lo entendieron y lo aplaudieron. A diferencia de la Jornada Mundial de la Juventud, que es para la “base” y conlleva una participación masiva, la versión asiática reúne a líderes juveniles.
Los seis mil jóvenes de 23 países son el fermento del cristianismo del futuro en todo el continente, y les ha venido muy bien ver el ejemplo de los fieles laicos de Corea, que trajeron el Evangelio al país y lo extendieron con gran rapidez varias décadas antes de que llegase el primer misionero.

Un Papa realista
El mensaje del Papa era realista y destinado a gente madura: “Vosotros seréis capaces de discernir lo que es contrario a la fe, y qué aspectos de la vida contemporánea son pecaminosos, corruptos y llevan a la muerte”.

«No estéis dormidos. ¡Despertad! ¡Despertad e id adelante!»
Les adelantó que encontrarán también “la tentación de rechazar al forastero, el necesitado, el pobre y el entristecido”, pero deben pedir al Señor ayuda para rechazarla.
A lo largo de cuatro días en Corea, el Papa se ha ido soltando en el uso del inglés, y ya intercala frases fuera del texto de los discursos también en ese idioma. Para subrayar la idea de misión, Francisco les insistió: “No estéis dormidos. ¡Despertad! ¡Despertad e id adelante!”.

Les invitó también a “tomar parte plenamente en la vida de vuestras sociedades. ¡No tengáis miedo de llevar la sabiduría de la fe a todos los aspectos de la vida social”.

«¡Mi discurso se ha desplomado!»
Aparte de buena música y una poderosa corriente de entusiasmo, hubo también momentos de humor. Cuando el atril en que leía su texto se cayó, el Papa improvisó: “¡Mi discurso se ha desplomado!”.

Al final, el cardenal de Mumbai, Oswald Gracias, presidente de la Federación de Conferencias Episcopales de Asia anuncio que la próxima Jornada Asiática de la Juventud será en 2017… ¡en Indonesia! El populoso país musulmán será lugar de cita para los jóvenes católicos, y un verdadero imán para otro viaje del Papa Francisco.

, , , , , ,