Go to Top

El Papa explica por qué Jesús mantenía el «secreto mesiánico»

Debía morir en la cruz para cumplir su misión

 CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 1 de febrero de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI explicó este domingo uno de los misterios de la vida de Jesús: el motivo por el que pedía a su alrededor no decir que era el Mesías hasta morir en la cruz.

Siguiendo el pasaje evangélico de la liturgia de este domingo, el Papa dedicó su alocución con motivo del Ángelus a meditar sobre el pasaje del Evangelio de san Marcos (1, 21-28) en el que, tras expulsar al demonio de un hombre poseído, le pide mantener este «secreto mesiánico».

En varias ocasiones, constató, Jesús «exhorta tanto a los apóstoles como a los enfermos que cura a no revelar a nadie su identidad».

«Jesús no sólo echa a los demonios de las personas, liberándolas de la peor esclavitud, sino que impide a los demonios mismos que revelen su identidad», siguió constatando el Papa, en sus palabras pronunciadas desde la ventana de su estudio.

Cristo, siguió explicando el obispo de Roma, insiste en este «secreto», «pues está en juego el éxito de su misma misión, de la que depende nuestra salvación».

«Sabe que para liberar a la humanidad del dominio del pecado, tendrá que ser sacrificado en la cruz como un auténtico Cordero pascual», aclaró el Santo Padre a los peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano.

«El diablo, por su parte, trata de distraerle para desviarle hacia la lógica humana de un Mesías poderoso y lleno de éxito».

«La cruz de Cristo será la ruina del demonio, y por este motivo Jesús no deja de enseñar a sus discípulos que para entrar en su gloria debe sufrir mucho, ser rechazado, condenado y crucificado, pues el sufrimiento forma parte de su misión».

«Jesús sufre y muere en la cruz por amor. De esta manera, ha dado sentido a nuestro sufrimiento, un sentido que muchos hombres y mujeres de todas las épocas han comprendido y han hecho propio, experimentando serenidad profunda incluso en la amargura de duras pruebas físicas y morales».

, , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *