Go to Top

El ISIS tras tomar Palmira ejecuta a cientos de civiles

Desde que se apoderaron de la ciudad siria de Palmira el pasado miércoles, las milicias yihadistas del autoproclamado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) han emprendido un plan de ejecuciones sistemáticas que se ha cobrado la vida de al menos 400 personas –en su mayoría mujeres, ancianos y niños–, según informó este domingo la televisión estatal de Siria.
Este medio de comunicación oficial recogió las declaraciones del primer ministro, Wael al Halqi, que condenó la “horrible masacre” perpetrada por el ISIS y responsabilizó de los hechos a los “países que apoyan el terrorismo material y militarmente, principalmente a Arabia Saudita, Catar y Turquía, así como a algunos países occidentales”.

Por ello, Al Halqi llamó a la comunidad internacional y a las organizaciones humanitarias para que presionen a “estos Gobiernos que apoyan el terrorismo”.

Las víctimas fueron asesinadas debido a “su lealtad al Gobierno sirio y su desobediencia al ISIS”, explicó el canal, que añadió que “estos crímenes se están perpetrando ante el vergonzoso silencio de la comunidad internacional”.

La televisión siria criticó además que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas “solo haya expresado su ‘preocupación’ sin tomar ninguna medida disuasoria en el terreno”.

Por su parte, la agencia estatal de noticias Sana aseguró que “los terroristas han matado a más de 400 personas y mutilado después sus cuerpos con el pretexto de que se negaban a acatar sus órdenes”. Citando testimonios sobre asesinatos de decenas de funcionarios, de sus familias y de varios vecinos, describió un paisaje de cadáveres abandonados en las calles de la llamada Perla del desierto.

Las ruinas de Palmira, que son Patrimonio Mundial de la UNESCO, son uno de los vestigios romanos mejor conservados. En la ciudad vivían 50 mil personas antes de la llegada de los fundamentalistas islámicos, aunque muchas de ellas consiguieron ser evacuadas por efectivos del Ejército sirio.

Según diferentes analistas, la entrada de las fuerzas de Abubaker al Bagdadi en la histórica ciudad poco después de la conquista de Ramadi, clave en la vía de acceso hacia la capital iraquí, amenaza con echar por tierra la estrategia de la Administración del presidente Barack Obama frente al avance del yihadismo.

Ya que, a pesar de las más de tres mil oleadas de bombardeos aéreos lanzadas en los últimos nueve meses por la coalición internacional encabezada por Estados Unidos, el ISIS se ha apoderado de la mitad del territorio sirio y de gran parte de las áreas suníes del noroeste iraquí.

El grupo terrorista completó este domingo la toma de control del paso fronterizo de Al Walid, en la carretera que une Palmira con la provincia iraquí de Al Anbar, para consolidar la unidad territorial del Califato a caballo entre Siria e Irak.

(25 de mayo de 2015) © Innovative Media Inc.