Go to Top

El evangelio traducido a 100 lenguas nativas. Mexico

Alguien podría decir que la empresa recuerda la historia de Babel. Más de cinco años de trabajo dedicó una organización étnica mexicana de Oaxaca City, en la Sierra Madre del Sud, para traducir todo el Nuevo Testamento a 130 lenguas indígenas.

Luis Eduardo Chávez, Presidente de la Unión Nacional de Traductores indígenas (UTI) explicó al diario NSS Oaxaca que el equipo de traductores ha realizando también 10 nuevas traducciones de la Biblia completa a otras tantas lenguas indígenas  y 13 de la Constitución Federal. Entre las lenguas de destino figuran el zapoteco (una familia lingüística indígena de Centroamérica) y el mazateco de Huautla de Jiménez y de San Jerónimo Tecoatl (dos ciudades del Estado de Oaxaca). Los resultados de este imponente trabajo se presentaron durante el primer Congreso Internacional de Traducción y Difusión de las Sagradas Escrituras en Lenguas Indígenas, en el Centro de Convenciones de Monte Albán, localidad famosa porque allí se encuentra uno de los más importantes yacimientos arqueológicos precolombinos.

El próximo paso será adecuar el marco legal para que establezca el uso obligatorio de las traducciones en las escuelas indígenas. En ese sentido resultan auspiciosas las declaraciones de Adelfo Regino, Secretario de Asuntos Indígenas de Oaxaca, quien informó que el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (UNALI) ha otorgado el registro a Oaxaca ante la Secretaría de Gobernación sobre las traducciones del Himno Naciaonal a 15 lenguas maternas. Por otra parte, no faltan opiniones contrarias al uso de las traducciones en estas escuelas. De acuerdo con datos oficiales, se afirma que solamente un tercio de los tres millones de habitantes del Estado de Oaxaca utiliza habitualmente alguno de los idiomas indígenas. Probablemente corresponde al concepto de que el particularismo de las lenguas amerindias puede resultar dañino a los fines de una adecuada integración social.

Mas allá del indudable valor cultural de la empresa, resulta claro que esta asume también un valor sociopolítico, de sentido contrario a los que dudan sobre las ventajas de la inciativa. El objetivo del ingente trabajo de traducción es sin duda la integración de las minorías indígenas, pero en el respeto y la salvaguardia de las innumerables diversidades étnicas y lingüísticas, indiscutible riqueza más valiosa incluso que un monumento de piedra o un yacimiento arqueológico.

Parece muy apropiada la imagen de pequeños arroyos que convergen en un río más grande para llegar hasta el mar. De la misma manera, cientos de lenguas amerindias confluyen en el libro y los libros (tò biblìon, tà biblìa) por excelencia, esos que transmiten la noticia de que hace dos mil años la Palabra se hizo carne y entró en la historia del mundo.

Fuente

 

, , , , , ,