Go to Top

“El diálogo es la única vía para la paz” El Papa por Irak

Durante el Ángelus de hoy, Papa Francisco lanzó un llamado por la paz en Irak, devastado por la insurrección de los sunitas han apoderado de una gran parte del país. El Pontífice se unió a las peticiones de los obispos de Irak y llamó a los gobernantes para que “mediante el diálogo se pueda preservar la unidad nacional” y se pueda “evitar la guerra”. Al expresar su cercanía a todos los prófugos, entre los que hay muchos cristianos, el Papa añadió: “la violencia genera más violencia; el diálogo es la única vía para la paz”.

“Las noticias que me llegan de Irak son, desgraciadamente, muy dolorosas”, afirmó el Pontífice. “Me uno a los obispos del país en su llamado a los gobernantes, para que, mediante el diálogo, se pueda preservar la unidad nacional y evitar la guerra”, indicó. “Estoy cerca de las miles de familias, especialmente cristianas, que han debido abandonar sus casas y que están en grave peligro. La violencia genera más violencia; el diálogo es la única vía para la paz”, añadió Francisco. “Pidamos a la Virgen que cuide al pueblo de Irak”, subrayó y rezó un Ave María con los fieles que lo estaban escuchando en la Plaza San Pedro.

Papa Bergoglio, después de haber celebrado esta mañana la Santa Misa de la Solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, recordó la fiesta de los santos patronos también durante la oración mariana del Ángelus. “Su fe en Jesucristo -explicó el Pontífice- los hizo en hermanos y el martirio hizo que se convirtieran en una sola cosa. San Pedro y San Pablo, tan diferentes entre ellos a nivel humano, fueron elegidos personalmente por el Señor Jesús y respondieron a su llamada ofreciendo sus vidas. En ambos, la gracia de Cristo llevó a cabo grandes cosas, los transformó: Simón habían renegado de Jesús en el momento dramático de la pasión: Saulo había perseguido duramente a los cristianos. Pero ambos acogieron el amor de Dios y se dejaron transformar por su misericordia; y así se hicieron amigos y apóstoles de Cristo. Por este motivo ellos continúan hablando a la Iglesia y todavía hoy nos indican la vía de la salvación”.

Y el Pontífice añadió: “Dios siempre es capaz de transformarnos, y siempre nos perdona”. “También para nosotros, el encuentro con la Palabra de Cristo -prosiguió- es capaz de transformar por completo nuestra vida. No es posible escuchar esta Palabra y permanecer inmóviles en nuestro sitio, quedarnos bloqueados en nuestras costumbres. Ella nos impulsa a vencer el egoísmo que tenemos en el corazón para seguir con decisión a ese Maestro que dio la vida por sus amigos. Pero es él quien nos cambia con su Palabra, es él quien perdona todo, si nosotros le pedimos el perdón”.

Al final del Ángelus, el Papa saludó a la multitud de fieles que lo escuchaba: “Les deseo a todos muy buen domingo -dijo-; feliz fiesta de los patronos. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí”.