Go to Top

El cardenal Sistach recuerda que el trabajo es «un derecho, no una limosna»

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach, defiende que «el trabajo es un derecho fundamental, no una limosna» y recuerda que, aunque está bajando el número de desempleados en España, «sigue habiendo más de 4.450.000 personas en paro».

En la carta que publica el prelado en la hoja dominical de su archidiócesis, titulada «la precariedad laboral», Sistach recuerda que un principio de la Iglesia es «laprioridad del trabajo frente al capital».

Este principio, según el cardenal, «tiene plena actualidad en este tiempo de tanto paro y de tanta precariedad laboral».

Martínez Sistach ha denunciado que esta precariedad laboral «repercute cada vez más fuertemente en las personas, las familias y la sociedad. Incertidumbre, inseguridad e inestabilidad emocional y económica que derivan en problemas de salud físicos y psicológicos».

También advierte que esta precariedad «produce una dependencia de la familia y de entidades sociales y caritativas que impide tener un proyecto de vida personal» y origina «dificultades para ejercer la función educativa y de apoyo de la propia familia y un crecimiento de la pobreza, con las dificultades para vivir el trabajo con plenitud o el miedo constante a perderlo».

Siguiendo la estela del Papa
El arzobispo metropolitano recuerda en su carta que el Papa Francisco se ha manifestado en varias ocasiones contra lo que él llama una «economía de exclusión» y que es contrario a la «desigualdad de ingresos» de una «economía que mata».

«Es increíble que no se haga noticia de que un viejo que se ve obligado a vivir en la calle, muere de frío, mientras que una bajada de dos puntos en la bolsa sí aparezca como titular», recuerda Sistach que dijo el Papa.

«El trabajo es un derecho fundamental, no una limosna. Debemos hacer nuestra la causa de Jesús, que levanta siempre la persona humana en su dignidad; el trabajo debe promover la humanización y la solidaridad», sentencia Sistach.

El cardenal ha insistido en que «sería urgente, lo he dicho muchas veces, que se pudiera llegar a un pacto de todas las fuerzas sociales del Estado para iniciar un proceso que llevara a unas iniciativas creativas para encontrar alternativas al paro, la pobreza y la desigualdad».

«Nos jugamos la salud y el futuro de nuestra sociedad», concluye el cardenal de Barcelona.

Fuente ABC.

, , , , ,