Go to Top

DIOS, mediador en el conflicto USA, CUBA

Gracias a la mediación de SS el Papa Francisco y al bien hacer de la diplomacia vaticana nos encontramos en el inicio de una situación sin precedentes en la historia mundial. De sobras es conocida la nueva situación por la que se encuentran dos países enfrentados; el más fuerte embarga al más débil y  con 52 años de enormes hostilidades. Ahora se ve con moderado optimismo la solución a este conflicto gracias a la mediación de El Vaticano.

Siempre se ha dicho, desde el punto de vista cristiano, que los conflictos políticos debían resolverse por la vía diplomática y jamás por la bélica. Las naciones se han decantado, casi siempre, por la violenta por razones varias. algunas de ellas inconfesables.

San Juan Pablo II alzo su potente voz a favor de la Paz y nunca de la guerra. También lo hizo San José María Escriba de Balaguer razonando la enorme devastación y falta de soluciones  tal y como se ha visto en todas las guerras.

Hay infinidad de razones por las que la diplomacia política fracasa en sus intentos de conseguir la paz. Yo descartaría la más importante, bajo mi punto de vista, se trata de que la mayoría de los hombres que gestionan la paz no solo viven a espaldas de Dios sino que su soberbia y enorme orgullo les impida ver las cosas con la humildad, cariño y amor con la que lo hacen los hombres de Dios.

Un hombre de Dios (Papa Francisco) junto con sus colaboradores (diplomáticos de Dios) han conseguido aquello que no pudieron hacer los diplomáticos de carrera durante 52 años. No puedo por menos que sentirme orgulloso como cristiano como católico y como persona por este tipo de soluciones que sin duda ya fueron muy singulares en el intento de paz entre judíos y palestinos y que se deberá institucionalizar, de alguna manera, para que las buenas intenciones no se queden en eso y se conviertan en  autenticas soluciones de paz y amor en todo el mundo.

Yo me pregunto, ¿Por qué,  tanto rechazo por parte de los hombreas a las cosas de Dios?

Es hora de reconocer que sin Dios todo se convierte en tinieblas y con Dios todo es luz.

 

 

, , , , ,