Go to Top

Construyan vínculos sobre la roca del amor y no sobre la arena de la emoción

En el santuario de Castelpetroso y en Isernia, Francisco puso en guardia frente a la cultura de lo provisional

Francisco abrió el Jubileo de Celestino V y creó a un nuevo beato italiano (de Molise) como testimonio de una tierra marcada por la crisis, pero con sólidas raíces de fe. «Lo provisorio no está bien, oscurece la mente y enfría el corazón». Es como si la vida, frente a los escenarios de «posibilidad» y a las puertas «abiertas» a las decisiones definitivas, se convirtiera en «un laberinto». «Y, si la vida se convierte en un laberinto –dijo el Pontífice–, deténganse, busquen el hilo. No se puede consumar la vida dando vueltas siempre». «Es triste llegar a una cierta edad –añadió, tal vez citando a Garcilaso de la Vega–, ver el camino andado, y comprender que ha sido destrozado en diferentes pedazos, sin unidad, todo provisional».

 

 

El Papa invitó a los jóvenes a tener valentía y esperanza: «una generación sin trabajo es una derrota futura para la patria y para la humanidad». Durante el encuentro con los jóvenes en el santuario de la Dolorosa de Castelpetroso, Francisco dijo: «Debemos luchar contra esto; debemos encontrar una vía de ayuda y de solidaridad». El pontífice tuvo un momento de oración en privado en el santuario de Castelpetroso. El lugar de culto, entre los bosques de la provincia italiana de Isernia, meta demuchos peregrinajes, fue erigido en el sitio en el que dos chicas, Fabiana y Serafina, tuvieron una visión de la Virgen mientras trabajaban en el campo en 1888.

 

 

Fue particularmente emocionante el abrazo entre el Papa y una maestra con cáncer, que le quiso regalar una cruz de hierro, típica de las artesanías de Molise. El Papa le dijo: «Te la bendigo, te la regreso y tú debes prometerme que rezarás en esta cruz por mí. ¡Este es nuestro pacto!». Entre los fieles que recibieron al Papa se nota el entusiasmo y mucha participación. «La grandeza de este momento es el sentimiento de amor que une a toda la ciudad», comentó el alcalde de Isernia, Luigi Brasiello. «Decenas de miles de peregrinos vinieron de Abruzzo, de Le Marche, del Lazio y, sobre todo, de la Campania. Isernia es una ciudad formato JMJ: hay 3500 vallas, 6 maxi-pantallas, 500 hombres de las fuerzas del orden, 200 voluntarios del Cisom (Cuerpo Italiano de Socorro de la Orden de Malta) y 700 agentes de la Protección civil. En la visita privada a la penitenciaría, el Papa fue acompañado solamente por la directora de la estructura».

 

 

El mensaje a los jóvenes contiene algunas de las líneas guía del Pontificado. «La sociedad contemporánea y sus principales modelos culturales», la «cultura de lo provisional», «no ofrecen un clima favorable para la formación de elecciones de vida estables con vínculos sólidos, construidos sobre la roca del amor y de la responsabilidad, en lugar de sobre la arena de las emociones». Además, «la aspiración a la autonomía individual es impulsada hasta el punto de poner en discusión todo y de despreciar con relativa facilidad decisiones importantes y ponderadas en el teimpo, recorridos de vida emprendidos en libertad con empeño y dedicación». Esto «alimenta la superficialidad a la hora de asumir responsabilidades, pues en lo profundo del ánimo estas pueden correr el riesgo de ser consideradas como algo de lo que uno se puede librar». Sin embargo, el «corazón del ser humano aspira a cosas grandes, a valores importantes, a amistades profundas, a vínculos que se robustezcan en las pruebas de la vida en lugar de destrozarse». De hecho, concluyó Bergoglio, «el ser humano aspira a amar y a ser amado, definitivamente, mientras la cultura de lo provisional no exalta nuestra libertad, sino que nos priva de nuestro verdadero destino, de las metas más verdaderas y auténticas. ¡No se dejen robar el deseo de construir en su vida cosas sólidas y grandes! ¡No se den por contentos con metas pequeñas! Aspiren a la felicidad, tengan la valentía, el coraje de salir de sí mismos».

GIACOMO GALEAZZI
Enviado A ISERNIA

, , , , , , , , , ,