Go to Top

«Con la vida que lleva el Papa es normal que se fatigue”

Scola celebra la misa en el Gemelli en lugar del Papa

En el Vaticano explican los motivos de la anulación su visita: “Decidió solo anular la visita al Gemelli”

La fatiga del Papa “se debe a su vida intensa y llena de empeños; en otras ocasiones se ha cancelado una visita”. En el Vaticano explican de esta manera la anulación de la visita de Francisco (esperado por una multitud de fieles) al hospital Gemelli de Roma, y de esta manera acallan a los que especulan sobre la salud del Papa.
“También antes del viaje a Tierra Santa, el Papa decidió no dirigirse en peregrinaje, como estaba previsto, al santuario del Divino Amor”. Y “también en esta ocasión, el Santo Padre decidió no ir”.
Lo que impidió que Papa Bergoglio se dirigiera a la sede romana de la Universidad católica fue una “improvisa indisposición”, al final de una semana particularmente fatigosa.
Desilusión por parte de la cúpula del Policlínico Gemelli de Roma debido a la inesperada anulación de la visita de Papa Francisco, que habría debido llevarse a cabo hoy por la tarde. Los dirigentes del hospital supieron la noticia prácticamente al mismo tiempo que los 5 mil fieles que estaban esperando su llegada. Lo que se espera es que se pueda concretar una nueva visita, en tiempos breves, y la Santa Sede confía en ello, que habla de reenvío y no de cancelación. Abandonaron el campo las numerosas cadenas de televisión que habían llegado al hospital romano para cubrir el evento.La multitud se va desintegrando en orden. Muchos de los fieles que esperaban al Pontífice pidieron permiso para subir y tomarse una foto en el Jeep blanco que ya se encontraba dispuesto para el Papa. La gendarmería vaticana permitió que varios fieles cumplieran al menos este deseo, por lo que el papamóvil permaneció durante algunos minutos en la plaza que se encuentra frente al hospital.
Quien se encargo de dar el anuncio fue el obispo Claudio Giuliodori, asistente eclesiástico de la Universidad católica. Explicó que la visita había sido anulada por el momento. Giuliodori no añadió nada más sobre los motivos de esta decisión.
La llegada del Papa estaba prevista para las 15,30. Después llegó la noticia que desilusionó a todos los que esperaban.
Pero no hay ninguna alarma particular en el Vaticano. El Papa, en otras ocasiones (cinco en total con la de hoy) ha cancelado a último momento alguna cita, y siempre al día siguiente se ha mostrado nuevamente en buena forma. A menudo, “saltarse” una cita de su apretada agenda ha significado para el Pontífice una manera para ahorrar energías para otros compromisos. La última vez sucedió el 9 de junio, cuando decidió aplazar algunos encuentros después del encuentro de oración en el Vaticano con los presidentes palestino, Mahmoud Abbas, e israelí, Shimon Peres, y con el Patriarca Ecuménico Bartolomeo I. Pero el miércoles siguiente la audiencia general en la Plaza San Pedro se llevó a cabo regularmente, así como su visita del domingo de esa semana a los pobres y extranjeros organizada por la Comunidad de Sant’Egidio.

 

Lia homilía que había preparado el Pontífice para la ocasión (dedicada por completo al amor de Jesús por los hombres) fue leída por el cardenal arzobispo de Milán, Angelo Scola, que presidió la Misa en el Gemelli. “Nosotros podemos experimentar ni saborear la ternura de este amor en todas las estaciones de la vida: en el tiempo de la alegría y en el de la tristeza, en el tiempo de la salud y en el de la enfermedad”, escribió Francisco en el texto.

GIACOMO GALEAZZI
Ciudad del Vaticano