Go to Top

20, 0000 fieles peregrinan al Santuario de la Ascensión de Cachuy- Perú

Más de 20, 0000 fieles peregrinan al Santuario de la Ascensión de Cachuy- Perú
Se realizó la tradicional peregrinación al Santuario del Señor de la Ascensión de Cachuy, ubicado a más 3,700 m.s.n.m. en la provincia de Yauyos, del departamento de Lima

El domingo 25 de mayo comenzaron a subir desde Canchan al pequeño pueblo de Cachuy los sacerdotes para atender espiritualmente a todos los peregrinos que durante estos días llegan al Santuario.

El grupo fuerte de sacerdotes llegó el día martes por la noche para atender en la Confesión y en la Santa Misa. Durante el camino cuesta arriba, de diez hora, para la mayoría, es emocionante mirar a miles de personas que apoyados en una caña y arrastrando los pies suben invocando al Señor para que les ayude a llegar a donde está su imagen, otros piden perdón por sus pecados, y claro a muchos les afecta la altura y deben acudir al auxilio de los acompañantes, pero a pesar de esto siguen hasta llegar al Santuario, una vez allí muchos de acercan al Sagrario a saludar al Señor, otros comienzan a hacer una fila larga para tener la oportunidad de tocar la sagrada imagen del Señor de la Ascensión que se encuentra en el retablo principal del Santuario; muchos de ellos hace esperan su turno para ingresar a la galería de confesionario, para reconciliarse con el Señor acudiendo al sacramento de la Confesión, después de la Confesión, esperan su turno para participar en una de las Santa Misa, después de haber participado en la Santa Misa y comulgado, muchos comienzan a descender por motivos de trabajo.

La gran cantidad de peregrinos llegan el día miércoles por la tarde donde el pequeño pueblo queda muy pequeño por tan cantidad de fieles, al no haber lugar para dormir los peregrinos usan las calles para dormir y a pesar de eso muchos se quedan en el Santuario descansando unas horas.

Visita Pastoral del Obispo

En este año el Obispo de la Prelatura de Yauyos, luego de seis años hizo la visita pastoral, llegó a las cinco y media de la tarde del día miércoles, donde fue recibido por las autoridades de la Hermandad, inmediatamente se dirigió a donde estaba la imagen donde dirigió unas palabras a la multitud de fieles, luego de ello, cogió la sagrada imagen para bendecir a la multitud de peregrinos que emocionados aplaudían, pedían la bendición y otros de emoción lloraban. Nuestro Obispo se dirigió al interior del Santuario y frente al retablo y delante del sagrario de rodillas elevó unas plegarias al Señor. En este día se celebraba la Santa Misa a cada hora, y los sacerdotes estaban disponibles en la galería de confesionarios, durante todo el día y toda la noche hasta el día siguiente después de la Misa de fiesta, para atender en confesiones.
El día Solemne los peregrinos no podían ni moverse dentro del Santuario por la cantidad, ellos esperaron a las once de la mañana para participar de la Santa Misa de fiesta presidida por Monseñor Ricardo García García, en la homilía Monseñor invitó a tener el espíritu de conversión acercándose al sacramento de la Confesión. Luego de la Misa se tuvo la procesión con la sagrada imagen, y miles y miles de peregrinos descendían cuesta abajo agradecidos al Señor por participar en la peregrinación.
Aún hay peregrinos que siguen subiendo hasta la octava de la fiesta.

Breve Historia de la Imagen del Señor de la Ascensión de Cachuy

Fuente: www.3i.com.pe

Esta milagrosa efigie del Señor de la Ascensión que apareció entre los años de 1690 a 1712, en un inhóspito paraje típico de las serranías limeñas. Según la tradición, cuenta, un pastor llamado Martín Barrios pastaba su ganado vacuno en los pastizales de la zona. Un día próximo a la festividad de San Lorenzo, se le extraviaron sus vacas, habiendo salido a buscarlas, llegó hasta una pampa pedregosa llena de malezas y espinas; encontrando en ese lugar al ganado extraviado. Junto al ganado Martín Barrios divisó una pequeña figura humana que parecía ser la de un niño vestido con una túnica blanca. Sorprendido por tan extraño hallazgo, el pastor cogió la estatuilla y tomándolo por el patrón de los pastores San Lucas, se lo llevó a su choza distante a 5 km. del actual pueblo de Cachuy.

Al llegar a su choza, Barrios contó de lo sucedido a su esposa y colocó a la imagen en un improvisado altar. A los pocos días, el pastor notó con sorpresa que la imagen había desaparecido misteriosamente del lugar; paralelamente a la desaparición, el ganado del pastor volvía a extraviarse. Barrios se echó a buscar al ganado perdido y lo ubicó por segunda vez en el mismo lugar donde anteriormente fue encontrado. Mayor fue su sorpresa al encontrar junto a las vacas a la imagen que había desaparecido de su choza.
El misterioso acto de desaparición aconteció muchas veces, optando luego Martín Barrios, por edificar una capillita junto a su morada al imaginar que su modestísima choza era inaparente para albergarlo; Con mucho fervor y devoción, Barrios y su familia le rendía culto con la seguridad que el santo patrón le dispensaría con el don de acrecentar su ganado. A pesar del solicito culto que le rendían, la imagen volvía a desaparecer; siendo encontrado por el pastor cada vez que desaparecía, en el mismo lugar donde le encontró por primera vez.

La Imagen que fue reconocida en el acto por el párroco del pueblo de Putinza, cuando Martín Barrios llevó a la imagen durante la víspera de la fiesta de San Lorenzo. Descartando lo que en un primer momento pensaba el pastor Martín Barrios al confundirlo con San Lucas. Eran probablemente fines del siglo XVI.

Al reconocer el sacerdote al Señor de la Ascensión, dispuso de inmediato se colocara a la imagen en un sitio preferencial del altar mayor del templo; dando la orden, de que nadie la moviese de allí. Al siguiente día, antes de la Misa, el sacerdote echo de menos a la imagen y viendo que no estaba, lo buscó dentro del templo sin resultados satisfactorios. Ante este suceso, el sacerdote y la gente del pueblo creyeron que Martín Barrios lo había sustraído. Las autoridades le conminaron al pastor a entregar la imagen, sin embargo, Barrios relato al pueblo y autoridades de las desapariciones anteriores; solicitando se le permita ir en su búsqueda.

Con el permiso concedido, el pastor Martín Barrios se trasladó hasta el lugar de siempre encontrando nuevamente la imagen, optando por quedarse en el lugar a pasar la noche. Fue en esas circunstancias que el señor se le presenta en sueño al pastor indicándole que construya su templo en el lugar del hallazgo. Cuando Barrios despertó al siguiente día, encontró una pampa terraplenada con extensión suficiente para construir una capilla y población; las espinas, malezas y rocas del lugar habían desaparecido. Lleno de inefable gozo y sorprendido por lo ocurrido Barrios inició la construcción del primer templo apoyado por los otros pastores de la zona. Iniciándose así, el culto y fervor (que hasta ahora perdura)

Los peregrinos que recorren en ascenso permanente 16 km. de un serpenteante e inaccesible camino de herradura, que se traduce en más de 10 horas de una larga y agotadora caminata, soportando el intenso frío característico de las zonas andinas limeñas.

Se invitó a todos los peregrinos a que participen con los sacramentos de la Confesión y la Eucaristía y así poder ganar las indulgencias previstas.

P. Ademir Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *