Go to Top

La globalización y la humanidad

La globalización hace que el mundo parezca más pequeño al reducir el impacto del espacio físico y el tiempo.

Como los límites del mundo se vuelven menos definido y los valores se vuelven menos contenida, todos estamos cada vez más cerca de convertirse en una gran comunidad global.
Hoy en día, muchos de los problemas que enfrenta la humanidad son cuestiones globales, y es comprensible que los aspectos globales de la religión son importantes – con el fin de responder a estas preguntas más grandes que tenemos que identificar un espacio donde podemos hablar de similitudes y conexiones y hacer juicios transculturales acerca de las diferentes formas de vida desde un lugar de entendimiento.
Para las sociedades que enfrentan crisis contemporáneas, no es suficiente para ponerse de acuerdo sobre un cuerpo de derecho, la igualdad y la transparencia democrática, y luego en el plano internacional, simplemente recordar a la gente de la necesidad de más ética en nuestra vida pública.
Muchos teólogos de nuestro tiempo señalan que la ética religiosa y los sistemas económicos dicen cosas diferentes, y nos instruyen para encontrar un terreno común para crear una alternativa para salvar el futuro de la humanidad. Ellos están de acuerdo en la necesidad de una visión del mundo alternativa a redefinir nuestros ideales y valores, y se dirigen a los problemas que nos enfrentamos todos e identificar una visión del mundo que no está permeado por la lógica del capitalismo de mercado.
¿Qué son los valores? ¿Qué tan real son? Es el “relativismo” de la manera correcta para hacer frente a las diferencias en nuestros valores? Kwame Anthony Appiah, un filósofo que enseñó en la Universidad de Princeton, responde a esta pregunta en su libro “cosmopolitismo”.
En lo que respecta a cómo los valores reales son, señala la importancia de la conversación para difundir estos valores, entenderlos, ajustarlos y tal vez de alguna manera los dueños de nosotros mismos con el fin de tener respuestas. Los valores son reales en el sentido de que se comunican nuestro nivel de la humanidad en una comunidad diversa. Sin embargo, Appiah sostiene que se basan en nuestros deseos de nosotros mismos y del mundo en que vivimos. Algunos de ellos pueden seguir siendo el mismo, pero algunos cambios. Este cambio podría dar lugar a la evolución de los valores en la comunidad global.
Tener una conversación es una herramienta útil para explorar nuestras diferencias en la comprensión de la comunidad global en que vivimos. Aunque somos responsables de encontrar similitudes que crean un terreno común para la cooperación, que está bien estar en desacuerdo porque nadie crece igual o tiene los mismos valores exactos. Abrazando nuestras diferencias enriquece el valor de la humanidad y nuestra capacidad de aceptar unos a otros, así como unifica los pequeños puentes que unen las culturas entre sí.
La aceptación de las diferencias es liberador, y es una forma sencilla de mostrar respeto por los seres humanos. Con este enfoque no nos predicar la tolerancia pero generan obligaciones para con los extraños. Sí, tenemos obligaciones morales hacia los demás en el otro lado del mundo, no sólo porque son seres humanos, sino también porque todos estamos conectados. Debemos hacer todo lo posible para ayudar a los demás para lograr una vida digna.
Sociedades pluralistas necesitan encontrar maneras de lidiar con los desafíos internos, como la diversidad, el racismo, la desigualdad, etc., así como los desafíos internacionales, como las crisis económicas, la migración y el calentamiento global. Tariq Ramadan dice que para hacer esto, “una ética de la ciudadanía debería misma reflejar la diversidad de la ciudadanía”.
La comprensión de la diversidad es la clave para resolver los problemas, ya que un marco ético basado en nuestra ciudadanía común debe ser sintetizado a partir de un compromiso serio y profundo con el sentido de nuestra humanidad común.
Debemos darnos cuenta de que somos responsables unos de otros, independientemente de la fe religiosa y son accionistas de la humanidad. A medida que el mundo se ha transformado en una aldea global, el pluralismo se ha convertido en un hecho inevitable de nuestro tiempo. Somos ciudadanos iguales de sociedades plurales con diferentes tradiciones culturales y religiosas, por lo que es muy importante promover un marco ético común enriquecida por la diversidad en lugar de centrarse en los posibles conflictos dentro de las comunidades.

ARZU KAYA URANLI

auranli@todayszaman.com

ARZU KAYA URANLI

 

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *